Sabores de Teruel - Fruta online

Switch to desktop Register Login

Orejones de melocotón

Los orejones de melocotón son una fruta seca muy energética. Aquí les presentamos una manera casera (la que utilizamos nosotros) para prepararlos en casa de una manera sencilla y fácil. Nosotros utilizamos las piezas de melocotón más pequeña que recogemos en nuestra finca.

Para preparar unos orejones de melocotón, hay que coger la pieza de melocotón y quitarle la piel, pelarla. A continuación, una vez no queda ni un solo resto de piel, dejamos los melocotones a secar al sol durante dos días. Nosotros utilizamos un cañizo para colocar encima los melocotones pelados, que hoy, en su versión moderna, es fácil encontrar en cualquier ferretería.

Una vez extendidos sobre el cañizo hay que facilitar que a la fruta le de a lo largo del día el sol (no hace falta que todo el día, pero sí una parte) y que también reciba corriente de aire, lo que garantizará su secado. Los dejaremos allí dos días.

Transcurrido ese tiempo, cogeremos la pieza de fruta, que habrá empezado a resecarse y comenzaremos a pelarla haciendo trozos similares a los que se forman cuando pelamos el melocotón. Eso son los orejones, que volveremos a dejar a secar sobre el cañizo el tiempo que sea necesario. A veces son suficientes dos semanas, en otras ocasiones hacen falta más días, porque dependerá de la temperatura, de la humedad del aire, etc.

El resultado ha de ser similar al que tenemos en la imagen inferior, unas piezas alargadas de fruta seca, que tendrá un sabor que si bien nos recordará al melocotón, aportará un poco más de dulzor y, sobre todo, más calorías, ya que, hay que recordar que el melocotón es una de las frutas que menos calorías tiene.